lunes, 13 de julio de 2009

Superdotados españoles

Así han acabado 100 superdotados
Tener una inteligencia muy por encima de la media no significa dinero ni triunfo social. «Crónica» lo ha comprobado de manera directa siguiendo la pista a un centenar de ellos. Malpagados, muchos acaban haciéndose el tonto.



En Casar de Cáceres, una pequeña localidad situada a 10 kilómetros de la antigua capital extremeña, pocos de sus 4.800 habitantes saben que Soledad, la cajera, que cobra los yogures, el pan o las conservas en un autoservicio, es superdotada. 600 euros de sueldo al mes. Ni siquiera milieurista. Y eso que Soledad Andrada, ingeniera industrial de 37 años, goza de un cerebro brillante (148 de cociente intelectual, CI). Dos puntos más tiene Luis Angel, 33 años, condenado a poner copas en un bar de Barcelona. Es aparejador y apenas saca para llegar a fin de mes. O el conserje de edificio Mario, 44 años, 155 de CI, los mismos que el conductor de taxis madrileño Jesús... Todos ellos mentes prodigiosas con empleos que podría sacar adelante con solvencia hasta el más tonto de la clase.

¿Mala suerte? Ni los superdotados ni nadie se lo cree. ¿La excepción que confirma la regla? Tampoco. El eco de las asociaciones (30 en todo el país), que desde hace décadas claman en el desierto, asoma una realidad preñada de fracasos y depresiones. «Llevamos años oyendo de los problemas de los niños y adolescentes superdotados, de las burlas e incomprensión que padecen en la escuela, pero nadie se pregunta qué ocurre cuando nos hacemos mayores. Unos sufren en el trabajo porque no se adaptan. Otros porque sus jefes no toleran que sean brillantes. Y se queman. Se pierden para siempre», lamenta la presidenta de la Asociación Española para Superdotados y con Talento (www.aest.es), Alicia Rodríguez. Como si aquí estuviéramos sobrados de cerebros.

Mensa -el mayor club de superdotados del mundo, con 1.245 socios en España, 110.000 repartidos por 100 países, entre cuyos miembros figuran Quentin Tarantino, Sharon Stone o el general que condujo la primera guerra del Golfo, Norman Schwarzkopf, todos con un CI superior a 140, cuando el normal está entre 90 y 100- estima en 800.000 el número de españoles superdotados, sumando niños, adolescentes y mayores.

Crónica ha querido escuchar su voz, y ha hecho una encuesta (recuadro en la otra página) entre 100 de ellos en edad de trabajar. Conclusión: se sienten marginados. Y, un hecho objetivo, en gran parte mal pagados. Entre el centenar de lumbreras encontramos hasta un matemático de 35 años, con 160 de CI -sacó la carrera en sólo tres cursos- y que hoy sobrevive con los 1.050 euros que le reporta la venta de seguros de hogar puerta a puerta. Un auxiliar administrativo de 26 años, químico de formación con un CI de 145, cuyo sueldo mensual no sobrepasa los 650 euros netos. O un ingeniero de electrónica, con 10 puntos más de inteligencia, que a sus 33 años cobra 1.080 como analista de sistemas.

La nómina, por baja que sea, no es motivo único por el que muchos superdotados terminan perdiendo la fe en sus extraordinarias capacidades mentales. Su virtud y su cruz. Algunos, con la autoestima rota, acaban convirtiéndose en carne de psicoanalista. Marginados. Con las heridas del acoso laboral sin cicatrizar. El 95% de quienes lo sufren cae en la depresión o llega incluso al intento de suicidio.


PASAR DESAPERCIBIDO

Javier Achirica, presidente de Mensa en España, lo ha visto en carne ajena. «No conozco a nadie que haya sido contratado por decir que es superdotado. Y sí de varios que han sido rechazados por decirlo». ¿Pudor? ¿Miedo? «Tal vez por precaución», dicta la experiencia del ingeniero de telecomunicaciones Nicolás Lozoya, 33 años y en paro. Y añade: «En el mundo laboral, ser superdotado [él tiene 160 de CI] está mal visto. Eres un raro. Aunque, con el tiempo, aprendes a hacerte el tonto. Es una de las ventajas si eres más inteligente; al contrario, es imposible. De modo que si quieres sobrevivir, pasa desapercibido. Ni se te ocurra pensar, que para eso está el jefe. Haz caso al maestro aunque sea un burro». Y así lo hizo.

Llevaba tres meses en la empresa y, aunque la rutina del trabajo le aburría cada vez más -«pasaba gran parte de mi tiempo abstraído pero a la vez atento a todo lo que ocurría a mi alrededor», otra de las características de los superdotados-, las cosas le iban razonablemente bien a Nicolás. Hasta que descubrió lo que para él eran «puntos débiles» en un proyecto de telecomunicaciones. «Le puse un e-mail a mi jefe explicándole cómo se podría hacer el trabajo de un forma más eficiente. Aquello seguía igual. Insistí y al poco tiempo, sin saber aún hoy los motivos reales, me echaron de la compañía. Por eso digo que en estos casos lo mejor es pasar desapercibido».

Nadie sabe de qué depende que surja un prodigio, un genio o un talento especial. Recetas no faltan. «El cerebro es como una máquina de acuñar monedas. Si echas en ella un metal impuro, obtendrás escoria. Si echas oro, obtendrás moneda de ley». Carmen Sanz ha hecho suyas las palabras del Nobel Ramón y Cajal. Y como madre superdotada que es -tiene 168 de CI- la ex ejecutiva de Telefónica, licenciada en Físicas, ha debido de poner oro en la mente de Ana y Daniel. Como ella, sus dos hijos gozan de un talento superior al de la mayoría.

Aún no había cumplido 10 años, y el pequeño Dani -«vago e introvertido como pocos», recuerda su madre- ya programaba páginas web con soltura igual a la de un experto en internet. Al tiempo que su hermana, seis años mayor, se enfrascaba en la lectura de libros que hablaban de las fuentes de la vida o sobre física cuántica, una de las aficiones preferidas de mamá. ¿Raro? «En absoluto», dice Carmen, fundadora de El mundo del superdotado (www.elmundodelsuperdotado.com), una ONG de ayuda, sobre todo emocional, el talón de Aquiles de las personas con talento. «Se ha comprobado con hijos adoptados y biológicos que los genes influyen un 80% en la inteligencia».

ETERNA PREGUNTA

La historia de los Sanz, clase media acomodada, retrata a la perfección la controversia que neurólogos, sociólogos y psiquiatras vienen manteniendo acerca del origen de las llamadas mentes prodigiosas. ¿Estaban Ana y Daniel predispuestos genéticamente para ser superdotados? ¿Les ha influido el entorno? Para la psicóloga malagueña Marisol Gómez Ruiz, especializada en superdotados, probablemente la verdad no se encuentre en ninguno de los dos extremos.

«Yo diría que la parte biológica y la cultural influyen al 50%, aunque en este caso importa más la calidad del cerebro que la cantidad. De hecho, una persona con un talento superior al de la media tiene, de nacimiento, más conexiones neuronales en su cabeza. Otra cosa es que sea capaz de sacarle partido. El superdotado, por maravillosa que sea la arquitectura de su cerebro, si no la modela con la experiencia personal, puede dejar de serlo en poco tiempo».

Un fracaso que a menudo se incuba en edad temprana. Más de la mitad de los superdotados de la ESO suspenden o sacan notas mediocres, asegura un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, y muchos adultos dejan el trabajo porque les aburre o son rechazados por ir por delante de los demás. Y no siempre resulta fácil sobrevivir.

Nicolás tuvo que aprender. «En las primeras empresas yo me comportaba dándolo todo. Hasta que me di cuenta de que la clave para no hundirte está en fijarte en los demás, ver cómo se comportan e intentar ponerte a su misma altura en todos los sentidos. Nunca destacar. De lo contrario, sólo tienes dos opciones: o lo dejas o haces que te despidan. Es nuestra cruz».

DESDE 600 A 7.000 EUROS AL MES

Entre los 100 superdotados encuestados por Crónica, localizados con la ayuda de asociaciones y familiares, no sólo figuran bomberos, conserjes o enfermeras. Hay también ejecutivos, arquitectos y empresarios. Sin embargo, la mayoría de ellos, con edades entre 19 y 55 años y un CI superior a 140, se sienten infelices y mal pagados. Sólo unos pocos acceden a que se den sus nombres. Trabajan, además, en empleos muy por debajo de sus capacitaciones. Y con sueldos que oscilan, en numerosos casos, entre los 600 y los 2.000 euros mensuales. La media: 1.797 euros, cifra que se obtiene gracias a nóminas que se salen de los salarios habituales y que van desde los 3.000 hasta los 7.500 euros. Esta es una muestra.
# Auxiliar de enfermería / 19 años
Cociente de Inteligencia (CI): 148
Trabajo: Clínica privada
Sueldo: 600 euros / mes
# Informático / 24 años
CI: 155
Trabajo: Consultor
Sueldo: 1.000 euros / mes
# Bombero / 27 años
CI: 148
Trabajo: Bombero
Sueldo: 1.400 euros / mes
# Física / 33 años
CI: 155
Trabajo: Investigadora
Sueldo: 1.300 euros / mes
# Aparejador / 33 años
CI: 140
Trabajo: Camarero
Sueldo: 1.100 euros / mes
# Filóloga / 37 años
CI: 155
Trabajo: Profesora de universidad
Sueldo: 1.500 euros / mes
# Conserje / 40 años
CI: 155
Trabajo: Encargado de edificio
Sueldo: 1.050 euros / mes
# Economista / 26 años
CI: 148
Trabajo: Auxiliar administrativo
Sueldo: 650 euros / mes
# Pedagoga / 48 años
CI: 148
Trabajo: Educadora privada
Sueldo: 1.700 euros / mes
# Ingeniero de electrónica / 31 años
CI: 155
Trabajo: Analista de sistemas
Sueldo: 1.080 euros / mes
# Publicista / 42 años
CI: 148
Trabajo: Director de marketing
Sueldo: 7.500 euros / mes
# Matrona / 40 años
CI: 140
Trabajo: Pluriempleada
Sueldo: 3.100 euros / mes
# Química / 44 años
CI: 135
Trabajo: Agente de seguros
Sueldo: 1.800 euros / mes
# Funcionario / 32 años
CI: 148
Trabajo: Asesor político
Sueldo: 1.950 euros / mes
# Ingeniera industrial / 37 años
CI: 148
Trabajo: Cajera
Sueldo: 600 euros / mes
# Arquitecto / 27 años
CI: 148
Trabajo: Asesora urbanística
Sueldo: 1.500 euros / mes
# Fisioterapeuta / 51 años
CI: 155
Trabajo: Jefe de clínica
Sueldo: 5.000 euros / mes
# Relojero / 51 años
CI: 145
Trabajo: Ambulante
Sueldo: 1.100 euros / mes

3 comentarios:

  1. los ángeles estigmatizadossáb. jul. 25, 07:37:00 p. m. CEST

    Hay una cosa del CI (Cociente Intelectual )que me indigna. En la mayoría (por no decir TODAS, y creo que es así), las pruebas consisten en ejercicios de lógica y matemáticas. Es un desprestigio para las ``letras´´.
    Me explico. Una persona puede ser un hacha en historia (teninedo una impresionante memoria) o que tenga facilidad para los idiomas, o que sin dificultad pueda comentar un texto literario o asignar un determinado estilo artístico a una determinada obra de arte. Pero da igual. Puedes gozar de esas facultades...pero no eres superdotado.

    Sin embargo, puedes carecer de ellas, resolver problemas que digan: ``¿Cual es el triángulo que falta?´´ y ya lo eres.

    No digo que los que estudiemos humanidades no usemos la lógica,. Gracias a la lógica, contesté adecuadamente a un ejercicio de un examen de Historia. Y si no que se lo digan a las frases de latín, y a la p*** 3º declinación, y a los adjetivos de segunda clase,...XD

    En fin. Mi conclusión es que puedes ser un burro insensible que sepa cual es el siguiente cuadrado de la serie, y no saber apreciar la belleza de la pintura, la literatura, la música,...

    Deberían poner ejercicios así en esos dchosos test.

    PD: Hice uno (por probar) CI: 120 ¿Cómo está eso?

    ResponderEliminar
  2. Estimado Bloguero:

    Soy Mercedes Gil García y haces referencia en este artículo tuyo a mi persona mostrando información totalmente falsa, que habrás recabado de un periódico que, obviamente se inventó la información.

    Te rogaría eliminaras toda referencia a mi persona en ese sentido, ya que estás perjudicando mi intimidad e imagen pública. También te indico que como superdotada, entre otras estoy como Miembro de la Junta Directiva de la Asociación Española de Superdotados y con Talento, y una de mis funciones y mis motivaciones es ayudar al desarrollo de todos los Superdotados.

    Un abrazo muy fuerte. Por cierto, me gusta la música que tienes puesta en el blog.

    ResponderEliminar
  3. Buenas Mercedes.

    En primer lugar, darte las gracias por la labor que estás realizando con nuestros superdotados.
    Si vieras que todavía queda alguna parte donde se te mencione, te rogaría que me lo comunicases para suprimirlo.
    Por otro lado, siento mucho que hayan tergiversado tu entrevista y desde aquí te invito a que nos cuentes a todos qué sucedió realmente para que nos hagamos una idea de cómo trabaja esta "gente" y "percibir" su credibilidad en sus artículos.
    Decidas lo que decidas, aquí serás bienvenida siempre para opinar de lo que quieras.
    Me alegro de que te guste la música, suelo ser bastante sibarita y selectivo y algunas veces quizá eso no guste.

    Un saludo

    ResponderEliminar